Donde la oferta me lleve

Baviera III: Rothenburg odt, un pueblo amurallado con encanto navideño

Tras un día de cuento, seguimos nuestro recorrido por Baviera con otro pueblo de cuento, Rothenburg ob der Tauber, conocido no solo por su encanto sino por tener una gran tienda de Navidad de la conocida y recomendada marca Käthe Wohlfahrt abierta todo el año.

Vistas valle río Tauber
Preciosas vistas del valle del río Tauber desde el jardín del castillo

[23/09/2016]

Descubriendo Rothenburg ob der Tauber

Tras recorrer las poco más de dos horas en coche que nos separaban desde nuestro alojamiento, llegamos a Rothenburg Rothenburg ob der Tauber, más conocido por sus siglas Rothenburg odt. Aparcando a las afueras del centro histórico, rodeado por las murallas del S. XIV, ya imaginamos que el pueblo no nos defraudaría.

Su centro neurálgico, como no podía ser de otra manera, es la Marktplatz o plaza del Ayuntamiento, donde destaca la fuente de San Jorge y, justo enfrente, la Taberna de los Concejales, un edificio con tres relojes, uno de ellos solar, donde cada hora punto  desde las 11:00 a las 15:00 se abren unas portezuelas y se representa un episodio histórico de la ciudad ¡No os lo podéis perder!

Tres relojes de la Torre de los concejales
Los tres relojes de la Torre de los concejales en Marktplatz ¡Recordad id a la hora señalada!

Y en la misma calle que pasa por detrás de la fuente nos encontramos con la famosa tienda de Navidad Käthe Wohlfahrt, si habéis leido alguno de nuestros posts sobre mercadillos navideños veréis que somos grandes fans de esta tienda y realmente la recomendamos. En casi todas las ciudades de Alemania hay una tienda de este tipo o ponen puestos temporales en los mercadillos navideños, pero lo destacable de la ubicada en Rothenburg odt es que es la más grande y en cualquier época del año podemos transportarnos a la magia de la Navidad.

Tienda de Navidad
Esta es la enorme tienda de navidad que no podéis dejar de visitar

Desde el mismo Ayuntamiento, si tomamos la calle Obere Schmiedgasse, la calle de la Herrería, podemos observar que todos los comercios tienen sus logotipos forjados en hierro colgando de las fachadas, rememorando tiempos pasados.

Forjado en la calle de las herrerías
Forjados como este cuelgan en las fachadas de todos los negocios en la calle de las herrerías

Otro de los lugares más destacables es el Jardín del Castillo, aunque no, no hay castillo, ya que fue destruido por un terremoto en 1356. Aún así los jardines son un excelente lugar tanto para pasear relajadamente, como para observar las murallas y una de sus impresionantes puertas, y también como mirador, ya que desde aquí se obtienen unas maravillosas vistas del valle del río Tauber que nos dejaron encantados.

Jardín del Castillo
El relajante jardín del castillo no os defraudará

Y, el lugar icónico por excelencia de Rothenburg ob der Tauber, como seguramente habréis visto en múltiples fotografias, es el llamado Plönlein, una plaza con una encrucijada de un camino que se bifurca en dos, con una casa de fachada de entramado y una bonita fuente . Sí, así explicado parece realmente una tontería, pero una vez allí la verdad es que se tiene una vista muy romántica del pueblo y, como toca, una buena foto para el recuerdo.

Plonlein, lugar icónico
No podía faltar la esquina más fotografiada y lugar icónico de Rothenburg

Aparte de los lugares señalados, podéis subir a la muralla y caminar por parte de ella en la puerta Spitaltor, no es que sea nada muy extraordinario pero a mi siempre me gusta pasear por ese trozo de historia viva que ha perdurado hasta nuestros días, además en las alturas siempre se tienen mejores vistas del entorno, así que lo recomiendo.

Puerta de las murallas
Esta es una de las puertas de entrada a la ciudad amurallada, concretamente la que da al jardín del castillo
Pasillo sobre la muralla
Subir a una muralla no es algo que se haga cada día, así que por supuesto vale la pena

Otras de las visitas que realizamos fue el museo criminológico medieval, donde se muestran diversos medios de tortura de la época, además de analizar la evolución histórica del derecho criminológico. Es cierto que es un museo que podemos encontrar en diversas ciudades, como por ejemplo en Brujas, pero aún así, si os interesa el tema, vale una visita para aprender más sobre nuestra historia.

Trampa de castigo medieval
Todo el mundo tiene que pagar por sus castigos y en la época medieval sabían mucho sobre ello

Y, por último, siempre podéis visitar las diversas iglesias que se encuentran ubicadas en Rothenburg odt, la iglesia de Santiago, la Iglesia de San Wolfgang, la Iglesia de los Franciscanos que conserva lápidas de las familias patricias, o la iglesia de San Juan. La verdad es que nosotros solo admiramos sus fachadas, ya que no tuvimos tiempo de entrar en ninguna de ellas.

Fachada Iglesia de Santiago
La esplendorosa iglesia de Santiago habla por si sola

Al acabar nuestro recorrido volvimos a nuestra casita temporal, al día siguiente nos tocaba visitar la capital del estado federado de Baviera, Munich.