Donde la oferta me lleve

Japón IX – Atravesando el Rainbow Bridge, el gran puente de Odaiba (Tokyo)

 

Tras nuestro periplo en la zona de Kyoto, con la visita al Palacio Imperial como broche final, volvimos a Tokyo en la recta final de nuestro viaje.

La ciudad de Tokio vista desde el Rainbow Bridge, el puente a Odaiba
La ciudad de Tokio vista desde el Rainbow Bridge, el puente a Odaiba

[19/10/2013]

De compras en Takeshita Dori por la mañana…

Comienza el día y decidimos intentar adentrarnos en el Japón friki comenzando por Shibuya y sus múltiples tiendas, entra otras visitamos el peculiar centro comercial Shibuya 109 donde, si por la calle las japonesas ya nos parecían espectaculares, las dependientas no nos dejaron para nada indiferentes, además la ropa es una pasada y las medias baratísimas. También nos adentramos en un Mandarake, donde se pueden encontrar manga, anime, figuritas y productos relacionados de segunda mano muy bien conservados, aunque el Mandarake por excelencia, como comentaré más adelante, se encuentra en Akihabara.

Continuamos caminando hasta llegar a Harakuju donde paseamos por la famosa Takeshita-dori y sus peculiares tiendas, son dignas de visitar, y porque no, de darse un caprichito ;).

Entrada a la calle Takeshita
Entrada a la calle Takeshita

Paralela a esta se encuentra la avenida Omotesando, la calle comercial pija, por llamarla de alguna manera, donde las grandes marcas tienen cabida, pero también donde se encuentra una gran tienda de souvenirs llamada “Gran Bazar”. En este punto nos dimos cuenta de que debíamos haber comprado los regalos-recordatorios en Kyoto, porque en Tokyo no hay tanta oferta ni tanta variedad, así que entre este bazar y una nueva visita a Asakusa, nos tuvimos que apañar.

Adornos de Halloween en las calles de Tokio
Adornos de Halloween en las calles de Tokio

… y visita a la isla de Odaiba por la tarde

Odaiba se puede llegar de diversos modos, pero nosotros decidimos hacerlo a pie dando un agradable paseo. Así que sobre las 16:30 nos plantamos bajo el Rainbow Bridge con la intención de atravesarlo a pie hasta Odaiba. El recorrido se hace en unos 45 minutos, el horario de acceso es de 9:00 a 18:00 h, y es muy recomendable ya que las vistas son preciosas. Para llegar al puente se debe tomar la Yamanote line hasta Shinbashi Station, y desde aquí tomar el monorail (Yurikamome) hasta Shibaurafuto Station. Desde esta estación hay que caminar hasta el puente y, una vez allí, buscar el edificio blanco que sostiene uno de los extremos del mismo. Desde el pie de este edificio se entra justo debajo del puente donde hay una pequeña sala con máquinas de refrescos. A partir de ese punto hay dos caminos, es recomendable coger el de la derecha que da al lado norte y es desde donde se ven las zonas más famosas de Tokyo. Eso sí, llevad una rebequita porque la brisa entra con fuerza, nosotros pasamos bastante frío… Para volver ya lo hicimos con el Yurikamome.

El puente de Odaiba (Rainbow bridge)
El puente de Odaiba (Rainbow bridge)

Odaiba es prácticamente un lugar de centros comerciales, donde también hay un bonito paseo al lado del mar e imagino que, con el buen tiempo, bonitas terrazas y lugares donde pasear, pero lo cierto es que cuando nosotros fuimos hacía bastante frío y no nos apetecía mucho deambular.

Visitamos el Venus Fort Shopping Mall, un centro comercial que se encuentra al lado del la noria, la cual se ve desde prácticamente todas partes de la isla. Sus tiendas no tienen nada peculiar pero su interior es digno de visita ya que recrea típicas calles europeas incluyendo un cielo artificial.

El cielo "interior" del Venus Fort Shopping Mall
El cielo “interior” del Venus Fort Shopping Mall

Tras salir del Venus Fort Shopping Mall, paseamos por otro de los mega-centros comerciales, el Decks Odaiba. La verdad es que tienen muchísimas cosas por ver, muchas tiendecitas y cosas curiosas, pero llegados a este punto del día, entre frío y cansancio, yo ya empezaba a perder las fuerzas. Cenamos en el centro comercial, en un restaurante chino llamado Hong Kong Noodles Shinki -aunque no tenían carta en inglés, nos gustó bastante- y volvimos al hotel.


[20/10/2013]

De compras por Tokyo (obligados por la lluvia)

Como era domingo teníamos previsto ver a las chicas disfrazadas en Takeshita dori y a los rockabilly bailando en Yoyogi, pero amaneció lloviendo a cántaros. La lluvia y el viento no pararon en todo el día y los paraguas no daban a basto, por lo que acabamos calados hasta los huesos. Afortunadamente habíamos visto alguna chica de cosplay el día anterior, pero la verdad es que nos quedamos con las ganas de ver el lugar en pleno esplendor.

Pasear por la calle era una locura, así que decidimos dedicar el día a hacer las compras necesarias y estar el máximo tiempo bajo techo. Compramos, en Takeshita y en Shibuya, modelitos mega fashion jeje.

Entrada a la calle Takeshita
Entrada a la calle Takeshita

También visitamos Omotesando y su Gran Bazar, y ya por la tarde volvimos de nuevo a Akihabara, a visitar nuevos edificios e intentar encontrar merchandising adecuado a nuestros gustos, pero la verdad es que como ya comenté prácticamente hay lo mismo por todo, “Once Piece”, “Hatsune Miku”, y cosas modernas.

Para nosotros lo más destacable fue el gran Mandarake. Se trata de un edificio enorme de 9 plantas, gris oscuro o negro, está en segunda linea; no es difícil de encontrar pero hay que saber lo que se busca. Allí se encuentran cosas algo más conocidas, pero tampoco hay una gran variedad.

Aprovechando que nuestro hotel se encontraba en Shinjuku hicimos una breve visita al final del día al Subnade, largas calles subterráneas repletas de comercios que se encuentran justo al pasar las barreras del metro de Shinjuku. Es un espacio enorme y se puede encontrar de todo, tanto ropa último modelo, como zapaterías a muy buen precio, e incluso vestidos de fiesta, vamos, que quien no encuentra algo que le guste es porque no quiere.

Desde estos mismos subterráneos también hay acceso al centro comercial Isetan que sería una especie de “Corte Inglés”, salvando las distancias, con varias plantas, pero la moda de este último no me llamó tanto la atención.

Sin embargo la visita fue corta, teníamos previsto visitar el mirado del Ayuntamiento (que se encuentra en Shinjuku) pero tras el día pasado por agua y andando sobre charcos en vez de sobre suelas de zapato, decidimos volver al hotel a descansar antes de que la pulmonía se hiciera más grande :p Bromas aparte, ambos cogimos un buen resfriado. Además, la visita al parque Disney de Tokyo nos esperaba a la mañana siguiente y teníamos que estar en forma.